La historia de Berta Cáceres empieza como casi todas las luchas sociales, con una decisión injusta, un abuso de poder, o un gobierno que quiere arreglar un problema creando otros.

El gobierno de Honduras decidió otorgar permiso para construir la Represa Agua Blanca, sobre el Rio Gualcarque.
Energía limpia para garantizar el progreso de una de las regiones más pobres, del segundo país más pobre de América Latina. Suena bien sobre el papel.

Los políticos se alegran porque generaran trabajo, y los empresarios porque ganarán mucho dinero. Pero se les “olvidó” preguntarle al pueblo. Así, sin realizar el debido proceso de consulta a los pueblos y etnias que se verían afectados por su construcción

En incontables ocasiones en Honduras, eso no ha sido un gran inconveniente. Romper primero y pedir perdón después ya les había funcionado anteriormente, por ejemplo cuando desalojaron al pueblo garífuna de la Bahía de Tela, para hacer un hotel 5 estrellas, con la misma excusa: progreso, desarrollo, inversión extranjera.
O como cuando uno de los dueños del país se compró un valle completo para sembrar palma africana. Bueno, comprar, comprar. Digamos que, uso a su ejercito personal de 200 guardias de seguridad ( también al ejercito de verdad) para desalojar a los campesinos que habitaban esas tierras, aunque no quisieran venderlas.

Pero en el río Gualcarque se encontraron con una resistencia mayor y mejor organizada, el COPINH y Berta Cáceres lucharon sin descanso para no perder el río que les daba la vida.Durante 2 años mantuvieron tomada la carretera que daba acceso a su comunidad, impidiendo que la maquinaria que iba a construir la Represa de Agua Zarca llegará a su destino.
Durante una protesta, militares hondureños dispararon y matarón a Tomás García, líder lenca.

berta-em-velatorio-p

 

Ante la amenaza de verse salpicada por el escandalo, Sinohydro se retiró del proyectol Al poco tiempo el Banco Mundial retiró la financiación del proyecto.  Su caso era digno de admiración y estudio: conseguir que el Gobierno y poderosas transnacionales desistieran en la construcción de un megaproyecto.

Por ese enorme merito le fue otorgado el Premio Goldman 2015, lo que le concedió renombre a nivel internacional.

Gracias a ese premio es que la comunidad internacional llega a reconocer su enorme valía, razón por la que las muestras de dolor por su asesinato han sido innumerables

>